Manifiesto Hysterix. Sobre algunas conchitas rosas con poder. Mujeres en el espacio público de Lima y su criollada

“Somos un colectivo con la premisa de la libertad, a contracorriente de las estéticas imperantes en los espacios de arte institucionalizados. No nos reunimos para trabajar de manera complaciente y no lo aceptaremos. Ese es nuestro principio. Cada una de las Hysterixx viene de experiencias anteriores donde nuestro trabajo ha sido calificado como  triste o agresivo, muy sangriento o incluso “muy gore”.  En Universo Denso este grupo de mujeres se les volvió muy incómodo; buscaron “editarnos” el mural, no lo permitiremos nunca. Luchamos, y luchamos fuerte, como creemos que debe luchar cualquier artista por su trabajo, no tenemos que “agradecer” el espacio de ningún patrocinador, ni organizador, curador o niña hijita del dueño de la casa.  No les debemos nada.“- A. Chávez (Hysterixxx)

 

Lima es un pequeño universo enclaustrado que se presupone bastión de la producción cultural contemporánea nacional – al menos desde el punto de vista hegemónico y convencional – pero ¿cuántos espacios “abiertos” existen realmente?

De un tiempo a esta parte han surgido “casas tomadas”, “espacios experimentales”, “intervenciones efímeras”, entre otras modalidades de intervención  artística urbana, lo cual, a primera vista, solo podría ser algo muy bueno para la dinámica del arte en nuestro medio; para el arte autogestionario y “libre”. Pero,  ¿cuántos de estos espacios no están utilizando el discurso del espacio alternativo y abierto para seguir llenándose los bolsillos y las narices con el mismo viejo capital simbólico que circula en las galerías con el que han nacido ya?  Así, se apropian de estéticas y prácticas alternativas para lucrar de alguna manera —el dinero no es la única ganancia— sin proporcionar nada nuevo ni “creativo”. Veamos cómo el nuevo cuy mágico es ahora un rebelde y colorido graffiti.

Nuestro colectivo Hysterix se estuvo gestando hace tiempo alrededor de objetivos comunes. En este caso nos hicimos presentes en una convocatoria de “Universo Denso”. Dicha convocatoria llamaba a artistas de todas las disciplinas, incluidas el graffiti y la muralización, para enviar propuestas hasta el 15 de agosto.

Hysterix se presentó a la convocatoria de “Universo denso” que llamaba a artistas de todas las disciplinas, incluidas el graffiti y la muralización, cuyo envío de propuestas terminaba el 15 de agosto.

Al ser artistas y gestores culturales con varios años de experiencia, nos sorprendía que la organización haya subido fotos a su página de facebook en las que casi todos los muros de la casa, ubicada en Miraflores, aparecían ocupados por artistas del graffiti. Hombres todos, salvo una chica que pintó el baño.

En ese momento decidimos presentar un proyecto para esta extraña organización que otorgaba espacios antes de terminar su convocatoria. Agrupamos así a colegas con las que compartimos no solo temática y estética de trabajo, sino también, y sobre todo, una ideología común, que visibiliza el aspecto visceral y femenino en el formato de intervención de espacios en Lima. Esta Lima que cada vez se vuelve más “exclusiva” y excluyente.

Mural adaptado al Rockservatorio para el evento “Fogata, 31 de Agosto”. El concepto de este mural estuvo previsto para el espacio de universo denso. Foto Carla Rodriguez

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Formamos un grupo abierto y desarrollamos un concepto multidisciplinario con seis artistas que hacen graffiti, fotografía, dibujo, video, performance, etc. El concepto que se presentó dentro de las fechas dadas por la organización fue:

“El proyecto pretende apropiarse del espacio arquitectónico de la casona bajo la forma del un colectivo, el grupo, la cofradía y la hermandad.

Queremos muralizar la pared y presentar la performance de Cecilia Rejtman para generar un discurso tridimensional sobre la presencia relacionada a lo femenino – no necesariamente a la mujer.

Exacerbamos actitudes y paradigmas impuestos a lo femenino: sensibilidad, emotividad, fragilidad.

La sangre de la menstruación, del parto se vuelven la del feminicidio y en este camino nos apropiamos de ella poniendo en primer plano la situación vulnerable de la mujer (o del marginal) en el espacio público. 

Tomamos así el espacio como un cubo donde gritamos dentro del mismo lenguaje con el que nos obligan a ser silenciosas. A la fuerza, con violencia, con miedo.”

El proyecto fue aceptado después de una sucesión de correos interrogatorios que ciertamente redundaban en lo que ya estaba escrito en el documento. Preguntas como si íbamos a pintar sangre con pintura roja fueron respondidas directamente: “sí, mucha sangre”.

Cabe resaltar que dentro del documento se hizo hincapié en el carácter interdisciplinario del proyecto y los poemas que leería Cecilia Rejtman en su presentación se entregaron en íntegro.

Organizamos y costeamos compra de materiales y cuadramos horarios para lograr un trabajo completo y de calidad. Como se mencionó en numerosas ocasiones a la organización, nosotras tenemos diversas actividades para costearnos la vida, pequeñas empresas independientes o trabajos en horario de oficina, además algunas de nosotras estudiamos en el extranjero y tenemos un tiempo limitado en Lima.

Tuvimos un primer día de trabajo el viernes 17 de agosto, en el que nos quedamos hasta las 9pm, pintando siempre sin luz ya que la organizadora no se acercó en ningún momento a ofrecer nada solo a comunicar que ya cerraban.

Después de lo poco democrático de la selección de espacios para muralización, los problemas se desataron el martes 22 de agosto.

Este día comenzó con la sorpresa de que la organización había cambiado la fecha de inauguración del primero de setiembre al VEINTIDÓS de septiembre, día en el que la mitad del equipo ni siquiera estaría en Lima. Pese a que en el documento del proyecto especificaba que la performance consistía en una interacción entre las muralistas y la performer.

Al comunicársele a la organizadora principal su respuesta fue que el “patrocinador” oficial había visto el espacio y le parecía que estaba aun en estado embrionario. ¿Quién es este patrocinador que sabe más que la dirección artística? ¿Sabe quizás el patrocinador que los artistas no tenemos un horario de oficina sino que organizamos nuestro horario alrededor de los tiempos que nos da el espacio? ¿Sabe este organizador que el mural realizado por Hysterix, con ocasión al día de la mujer en el Parque de la Democracia, en un edificio de 8 pisos, se hizo en dos días de intenso trabajo Y APOYO LOGÍSTICO DE LA ORGANIZACIÓN? ¿Sabe el patrocinador de action painting? En realidad el patrocinador no tiene porqué tener este conocimiento, ya que en primer lugar no nos estaba patrocinando NADA, ni nuestros para materiales, ni o viáticos. Quien debería, entonces, saber de esos temas relacionados a la labor de gestión sería la organización misma, y a su vez defender su imagen frente a los artistas que ella misma convocó.

Al expresar nuestro malestar a la organización “universo denso” se nos dijo que ellos no quedan mal con nadie, que las únicas que nos quejábamos éramos nosotras. Nosotras SIETE.

La única salida que negociamos fue hacer una presentación previa, autogestionada por Hysterix para el PRIMERO de setiembre, donde se presentaría la performance completa y la muralización. A la señorita organizadora le pareció que “podría ser” ya que de paso se vería si la performance tenía acogida y, sobre todo, aceptación del “patrocinador”. Lo dejamos ahí, quizás por tener una actitud positiva, o quizás porque veíamos venir el desastre.

Continuando el día, se había programado la utilización del andamio durante todo el día martes 22, para que en diferentes tiempos cada artista de nuestra colectiva pudiera avanzar, si no finalizar el trabajo. A pesar de esto, TRES integrantes de nuestro grupo estuvieron esperando casi hasta las 2pm por el andamio que ya había sido tomado por un artista graffer que “llegó más temprano”. Frente a la espera por el andamio para que las 3 integrantes comiencen a pintar, teniendo a una cuarta integrante llegando en taxi desde muy lejos para poder utilizar el día completo, y teniendo a dos integrantes más con permiso del trabajo exclusivamente para ese día, la señorita organizadora se encontraba aparentemente en el Facebook de “Universo Denso” escribiendo frases de difusión…  “u n i v e r s o d e n s o u n i v e r s o d e n s o u n i v e r s o d e n s o u n i v e r s o d e n s o u n i v e r s o d e n s o u n i v e r s o d e n s o u n i v e r s o d e n s o u n i v e r s o d e n s o”

 

Performance “En el jardín de mi muerte”, de Cecilia Rejtman parte de la intervención que realizó Hysterix en el Rockservatorio (Agosto, 31).Toda la intervención (mural + performance) fue aceptada en la organización U.Denso sin embargo nunca se pudo presentar ahí. Foto: Maurice Cateriano Houghton

 

 

La primera en llegar el martes fue Cecilia Rejtman, performer, a la que se le pidió innumerables veces que realice su performance frente a la organizadora. Se le pidió dos veces que recite sus poemas. ¿Se reevalúa un proyecto que ya ha sido aceptado para VER si efectivamente se muestra? Parece que UNIVERSO DENSO opina que sí. Después de performar para la organizadora y recitar los poemas de autoría personal, que insisto, se habían mandado previamente en el documento, Universo Denso le pidió a la performer que no repitiera tanto las palabras “muerte” o “sangre” porque son muy “tristes” y “negativas”. Solicitó se envíen “más poemas para ver cuál escoge el patrocinador”. Por ende, se barajaba la posibilidad de que la performance no se realizara.

Seguimos pintando a pesar de los problemas, y las artistas iban llegando de a pocos de acuerdo a sus horarios de trabajo. Siendo siete artistas en Hysterix la pared que se nos asignó quedaba muy corta para el trabajo y se había solicitado un espacio tridimensional para que la performance tuviera un sentido completo con el muro. Al no haber nadie en la pared del frente (que cerraría nuestro “escenario” para la performance) decidimos intervenirla, solo en el área frente a nuestra pared. Además no había nada en esa pared y se supone que la convocatoria ya había terminado. Tomamos esta decisión también porque a otros artistas que trabajaban como individuales les dieron espacios muchísimo más grandes. Disculpen la rebeldía.

Mural terminado en el Rockservatorio realizado por Hysterix: Carolina Dreyfus (mishap), Paola Pampacata (Lola Munay), Nemiye Pérez, Karla Rojas, Cecilia Rejtman, Rossana Mercado y Angélica Chávez. Foto: Zoila Toro Hidalgo

 

 

 

 

 

La organizadora se acercaba cada vez más seguido, pero jamás para ofrecer alguna iluminación o ver si las artistas necesitábamos algo. Sino para decirnos que los vecinos no quieren escucharnos, tan escandalosas (estábamos molestas y efectivamente hablábamos fuerte, disculparan que en donde vivimos no hay necesidad de bajar la voz en nuestro propio patio, de repente en Miraflores sí…).

Luego se acercó a decirnos que la pared donde pintaba una de las integrantes de Maripussy Crew, Carolina Dreyfus, no la debíamos usar porque no sabían qué iban a poner. Cada uno de sus argumentos y sobre todo la actitud que emanaba no era de las más respetuosas. Considerando la trayectoria de las integrantes del colectivo, que es bastante amplia, nos asombró este trato tan poco respetuoso y tan quisquilloso con una propuesta que la organización misma había aprobado.

Después de un rato, la organizadora volvió a decir que cambiemos el color del trabajo, “muy rojo”, que “a nadie le va a gustar porque es muy agresivo”. Esta fue la gota que rebasó el vaso.

Se trató de explicarle que esta “convocatoria” se supone había sido abierta y que el mecanismo no es como cuando una empresa te paga por pintar algo a cambio de un pago. No se puede venir y querer cambiar una propuesta que se había aceptado y que estábamos realizando independientemente, con autogestión del grupo.

Se nos dijo que deberíamos agradecer que se nos otorgara un espacio, que a nadie le gustaba ese muro. Como se comprenderá, uno no tiene tanta paciencia. Se procedió a hablar en privado con la organización y en ningún momento se trató de conciliar las partes. La organización se empeñaba en decir que en nuestro colectivo éramos “muy necias” y “muy revoltosas”; en este tono de conversación a una de nuestras integrantes se le dijo “yo te conozco, tú tomaste bellas artes”.

“En el jardín de mi muerte”, de Cecilia Rejtman parte de la intervención que realizó Hysterix en el Rockservatorio. Foto: Maurice Cateriano Houghton

 

Efectivamente la señorita organizadora no podía hacer NADA para ayudarnos a conciliar frente a los requerimientos del “patrocinador”-argumento que usaba constantemente. Descubrimos que el patrocinador principal era su padre.

Después de dos días completos de trabajo, inversión en materiales para 7 artistas, inversión de trabajo y organización de tiempo para trabajar durante 7 horas en promedio, decidimos retirarnos de lo que consideramos una convocatoria fantoche, donde se usa la palabra “espacio abierto” e “independiente” para poder perennizar el mismo mecanismo de censura que existe en cualquier espacio institucional. PEOR AUN, porque bajo este discurso del espacio autogestionado y el discurso de lo que es “bello” o de “buen gusto” o no se sigue mutilando la memoria cultural que DEBERÍA ser INEXORABLEMENTE democrática. ¿SI NO, PARA QUÉ HACEMOS ARTE?¿Cuántos artistas son adoctrinados desde las escuelas con parámetros que se visten de “estéticos” para extender infinitamente la exclusión de formas alternativas, quizás populares, quizás más cercanas, intuitivas, o con otro tipo de sistemas de pensamiento y, por ende, acción? ¿Cuántos artistas jóvenes salen con ansias de mostrar su trabajo, entusiastas y se someten poco a poco a esto? Lentamente se autocensuran y el arte continúa siendo acribillado y nuestra historia se escribe siempre linealmente.

La estética y lo bello son conceptos profundamente ligados a la mujer como musa, como fuente de inspiración del todo poderoso creador. La musa actúa y traspasa las fronteras de la naturaleza, salvaje y natural siempre ella. El artista solo la observa, se deja cautivar y crea.

Recordemos también que muchas civilizaciones, como la nuestra, fueron colonizadas a través de la imagen, al no ser letradas. Los ángeles arcabuceros matamoros, ahora eran “mata indios” y los divinos personajes de la Sagrada Familia siempre tuvieron y tienen rasgos específicos y característicos de la población invasora.

Mediante discursos acerca de lo bello, lo feo, el buen gusto se termina dictaminando sobre el “buen arte” o, el arte a secas.

Y si pensamos en quiénes aun mueven el mayor capital social, que al final delimita el capital cultural hegemónico en nuestra Lima de Larcomares y “sereservaelderechodeadmisión”, podría verse un continuum en el tipo de expresiones culturales y artísticas que se permiten en estos circuitos.

¿Cómo, entonces, visiones fuera de esa memoria lineal podrían entrar en el circuito del arte, de lo estético, de lo bello? La única manera en que prácticas alternativas ingresen es bajo un halo conceptual, exposiciones temáticas o aniversarios de masacres que se tienen que visibilizar por necesidad histórica y de consciencia.

Lo bello, lo feo, lo debido, lo impropio.

Performance “En el jardín de mi muerte”, de Cecilia Rejtman parte de la intervención que realizó Hysterix en el Rockservatorio. Foto: Maurice Cateriano Houghton

 

__________

Sobre Hysterixxx en Universo Denso.

Nos preguntamos si alguna reparación se nos otorgará frente a la inversión de trabajo, materiales y tiempo. Nos preguntamos cómo reaccionan frente a  esto nuestros colegas, caballeros, de muralización.

Nos preguntamos si efectivamente solo somos revoltosas ya que la pared fue tapada inmediatamente con color BLANCO y nuestros jóvenes colegas ya están reutilizando el espacio. Imagino que con algo que a la señorita organizadora y su patrocinador le agraden o les hagan sentir “chévere”.

 

 

¿Qué nos obligó a dejar nuestro trabajo en Universo “Denso”? – Cecilia Rejtman sobre Hysterixxx

  1. Que fuera sexista y se pretenda ningunear el trabajo de muralistas mujeres.
  2. Que se criticara una performance de desnudo sin ningún fundamento cuando ya se había aceptado toda la propuesta.
  3. Que se llame depresivo y negativo y que puede ser desagradable para algunos, a un poema hecho por la performista, y se pretenda guiar su poema, al punto de tener que mandar lista de poemas para que el papá de la señorita organizadora, o sea su auspiciador, apruebe el trabajo. SI no, él elegiría según su criterio algo más feliz (no negativo)
  4. Pretender meterse en el desempeño de la obra, aludiendo a que es muy agresiva, gore, y que debemos bajarle el tono del color, para que no lo parezca así.
  5. El cambio intempestivo de fecha, lo cual nos dio indicios de que se está tratando con gente poco o nada seria.
  6. Decirnos abiertas de huesos que aun esperan a otros artistas, cuando ya se había cerrado convocatoria.
  7. Ofendernos diciéndonos “yo te conozco, sé quién eres”, tocando a una de nuestras compañeras, apuntando con el dedo. ESO SÍ ES AGRESIVO, AQUÍ Y EN CUALQUIER LUGAR.
  8. Ofender a una de nuestras compañeras por su procedencia, diciéndole: “¿Y DE DÓNDE ERES?” Y A SU RESPUESTA, “¿ENTONCES QUÉ HACES AQUÍ?
  9. Ofendernos no solo por su poca información, o sea nos dicen que no a esto y luego de una hora de discusión, “no, no he leído el Infierno de Dante”(refiriéndose a parte del concepto del trabajo), entonces qué pretendes argumentar, si no manejas la información de la que se está discutiendo.
  10. Tratarnos como estudiantes sin experiencia, sabiendo de dónde venimos todas y de la trayectoria de cada una.
  11. Ofendernos diciendo que nosotras no debimos estar porque llegamos muy tarde, cuando ya se nos había comunicado que se esperaban a otros artistas, es decir que aun estaban esperando distribuir su espacio. UNA CONVOCATORIA SERIA, CIERRA CONVOCATORIA Y AHÍ NOMÁS QUEDA, no hay más chance, y nosotras sí presentamos dentro de sus plazos, fuimos uno de los colectivos que más trabajó, o sea en dónde estamos y con quién estamos tratando.

Hysterix triunfante después de sacar el andamio con nuestras propias manos y retirarnos de la convocatoria de Universo denso ante la clara postura de dicha organización. Foto: desconocido.

 

Hysterix:

Carolina Dreyfus(Mishap), Cecilia Rejtman, Karla Rojas, Nemiye Pérez, Angélica Chávez, Paola Pampacata (Lola Munay), Rossana Mercado (rossanaconda).

Agradecimientos y Anexos: Los fotógrafos, al Rockservatorio, Roger Caballero, El Averno, HDU y la BLUE (Stephanie Valdivieso), Marita Rodriguez (Yo amo a mi vulva) y Mónica Miros.

Sobre Hysterixxx

Recordemos ahora algo de la historia del término “histeria”. Se pensaba en la antigüedad que el útero (Hyster) era un ente autónomo que provocaba desbarajustes en las mujeres, les provocaba convulsiones, inestabilidad emocional, depresiones; sobre todo, que las convertía en seres molestosos, ruidosos y enervados.

Las mujeres han sido tildadas de “histéricas” durante muchos siglos, asomándose términos como locura, psicosis, esquizofrenia. Mujeres que incomodaban  a la sociedad, mujeres que no querían/podían mantener la estabilidad y calma del seno familiar, atendiendo al resto, funcionando como se ha delimitado que deben ser “las mujeres”.

Hysterix funciona como un hibrido entre el seno familiar de repuesto y un colectivo-manicomio a puertas abiertas…

El nexo afectivo entre historias disimiles de infancia, de amores juveniles, de desencuentros adultos, de chicas hardcore y fuertes que nacieron de relaciones de dominio y abuso…

no soportas MIERDA de nadie, pero aquél te dijo que te entendía y quería como eres, y el feminismo se fue a la mierda. Te arrastras con ellos hasta que no queda nada de ti frente a tanta agresión, te abandonan. Sales con un nuevo tatuaje, un nuevo corte en el brazo o una pierna fracturada por patear algún pedazo de concreto monumental en esas calles con olor a orina de borracho…ese dolor te hace reaccionar y regresas. Reviviste y ahora te pones una coraza más y sabes que los demás son mierda, porque nadie entiende, nadie comprende nada otra vez. De cómo el día a día es un duelo, cuando tu cuerpo desde niña se relaciona más con el de aquellos victimados, acribillados como vidas empotradas con tierra, tierra serrana, pobre, tierras lejanas, sangre con tierra, sangre con ropas , tu cuerpo sentía y siente como aquellos acribillados afuera de la casa, afuera de la ciudad, afuera del país, porque a cada instante sientes en carne propia (estás enferma) como algo/alguien muere y la sensación penetra tu cerebro, tu alma, y la única solución es subsistir con esos nervios constantes ese recuerdo del que no hace mucho fuimos presas de algo más grande, de algún depredador carnívoro que ahora acecha afuera del calor de hogar donde las velas te permiten estar escondida por algún lado después de las bombas a lo lejos, a lo cerca, y es en ese seno materno donde algún familiar escurridizo irrumpe sin velas para mostrarte que la casita tampoco escapa al miedo, la masacre y el abuso.

En Hysterixxx hacer arte no es una opción profesional ni un concepto enraizado en discursos estéticos ni en los requerimientos conceptuales del arte contemporáneo solamente. Hacer arte no es una decisión racional ni un estilo de vida. Aquí la decisión que se tomó fue la de ser un prisma a pecho abierto para materializar distintas problemáticas de nuestra realidad. El precio de ser ese filtro: los nervios, adicciones, depresiones, ser “un bien dañado”, soledad, histeria…

Planteamos un arte de combate directo, contra la estética requerida en lo que nos dicen es el arte contemporáneo limeño europeisoide-americanoide. Consideramos que si bien el aspecto conceptual pretende transgredirse, si no se replantea la estética, la imagen y la acción; muchos de los discursos no lingüísticos no son insertados de manera homogénea. Y mucho de nuestra historia y memoria colectiva está escrita fuera del lenguaje escrito. La manera más cercana a una democracia en los elementos que usamos para trabajar es valernos de filtros inconscientes. Como un chaman bajo los efectos de alucinógenos para contactar con lo más esencial de la naturaleza imperceptible. Hysterixxx usa el arte como un tren hacia la muerte temporal, hacia el contacto con la esencia de esa naturaleza, que en nuestro caso se aleja mucho de la paz, de la equidad, de la seguridad, de la tranquilidad.

Hysterixxx se desolla frente al espacio público y privado buscando evidenciar el carácter carnívoro de nuestra identidad nacional, de género, de especie.

Sangre, vísceras, horror vaqui y muchísima bulla…bulla que molesta y colores que no permiten “descansar la vista”. Barroco español y su morbo adoctrinador por cada rodilla morada de Cristo, por cada corte sangriento, por cada hueso; sangres de distintos rojos y redondeces vitales, “huachafas”, simbolismos repetitivos. Conexión con aquella tierra con sangre de la que nos alejaron para tener a la familia protegida y emergente.

Hysterixxx alberga a hermanas que decidieron en algún momento de su vida ofrendar su cuerpo, alma, nervios y vida para convertirse en ese filtro descarnado de su contexto. No tuviste otra opción, ES Así. Te entendemos y con nosotras estás en casa.

Después de retirarnos de Universo Denso se adaptó la propuesta general al jardín del Rockservatorio (Miraflores, Lima). Aquí se presentó en íntegro la performance “El jardín de mi muerte” con Cecilia Rejtman y la colaboración de las Hysterix.

 

2009-setiembre

Ahora todo está roto

La muñeca de porcelana murió, no existe,

Sólo existen sus restos, los restos de su alma

Ya no hay muñeca, está muerta

 

Sólo existe el soldado, que camina este destino tan difícil

Sólo sé que cuando quieran amarla ya no podrán

 

No estará allí

Este cuerpo se quebró

Y sólo el soldado hace que siga, que siga más

2009-setiembre

Cecilia Rejtman

 

 

 

 

Author
Rossana Mercado Rojas
Rossana Mercado Rojas

Perú 1982. Artista visual y curador independiente. Cuenta con un Maestría en curaduría y crítica de la Konstfack College, Estocolmo y un Bachiller en Artes de la Pontificia Universidad Católica de Perú. Ha participado y gestionado diversas exposiciones interdisciplinarias en Lima, Estados Unidos y Suecia. Se ha desempeñado como gestor cultural, director artístico y guionista de proyectos diversos. Actualmente conforma el colectivo Hysterix y trabaja en la producción proyecto performático y empresarial “La viuda Alegre”, ambos enfocados en la intervención en el espacio público y el concepto de lo femenino. rossanamercado@gmail.com / http://rmercado.posterous.com / http://ww.rossanaconda.com